El sofá es, seguramente, uno de tus muebles favoritos. Pero también has de tener en cuenta que se ha revelado como una de las claves de la decoración de tu hogar.

A continuación, te explicamos cómo, en esta revalorización del interiorismo que estamos viviendo, los sofás tienen una relevancia especial. Sigue leyendo.

Consejos para elegir el sofá adecuado

Cuando nos referimos a la relación entre los sofás y la decoración, nos remitimos, básicamente, a su colocación en el salón comedor. Y es que esta estancia suele caracterizarse por ser la más amplia de las casas. Razón de más para instalar en ella un sofá o un sillón.

En el marco del salón comedor, el sofá ocupa un lugar central, por lo que va a tener sentido que elijas el resto del mobiliario y de los accesorios en función de este. Sin embargo, antes de decidirte por un sofá concreto, tienes que poner en valor algunas premisas fundamentales, como los metros cuadrados de esta habitación, su distribución y cuántas personas van a utilizar habitualmente el mueble.

En principio, contamos con que el sofá va a ser relativamente grande, puesto que va a estar ubicado en la habitación más espaciosa de tu domicilio. Pero, en función de la gente que viva en tu casa, podrás optar, por ejemplo, por un sofá de 2 plazas o un sofá de 3 plazas. Ten en cuenta que también puedes necesitar uno de 4 plazas, en el caso de que sean frecuentes las reuniones de amigos en tu casa. En este sentido, la amplitud de un chaise longue puede ser una opción a valorar.

Sofá con relax para leer y descansar

Por otro lado, todo buen sofá ha de aunar estética y funcionalidad. Generalmente, todos identificamos sofá con relax, por lo que lo más importante es que resulte cómodo. Nuestras necesidades cambian y el sofá puede servir para leer, ver la televisión, mantener reuniones o incluso dormir. Así que, a la hora de realizar la compra de este mueble, debes valorar todas estas circunstancias y su versatilidad.

Hoy en día, la comodidad de un sofá está garantizada por sus condiciones ergonómicas, las cuales se van a notar, entre otros componentes, en los apoyabrazos, cabezales o reposapiés. Además, los hay con funciones, como la de masaje, las cuales pueden activarse por control remoto. En cuanto a las medidas, se aconseja un asiento que oscile entre 65 y 75 cm y un respaldo que mida entre 80 y 95.

Y, como te habíamos dicho que el sofá iba a ser el elemento central de la decoración y distribución, puedes apostar por los colores básicos (gris, blanco y beige), porque los podrás combinar a tu gusto. En definitiva, el sofá es un mueble indispensable en tu salón comedor, por lo que te conviene contrastar las necesidades que quieres que cubra. Ver sofás de diseño en nuestros amigos de Beltá & Frajumar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here