Acertar con la decoración de nuestro baño es sencillo: solo tenemos que seguir un mismo hilo conductor, por ejemplo, una misma temática o una misma paleta de colores.
Los muebles de baño ideales

Antes de crear el interiorismo de un baño hay que elegir el estilo que deseamos para la estancia. Una vez elegido, la clave estará en tenerlo en cuenta para elegir todos los elementos decorativos.

Los baños clásicos, por ejemplo, contarán con muebles de líneas tradicionales de madera o muebles de colores neutros. Un baño clásico tendría el suelo de madera y las paredes con azulejos florales, una bañera con patas, muebles envejecidos y accesorios de metal también envejecido como el toallero, los grifos y los colgadores. Los textiles como toallas y cortinas seguirán el mismo patrón de colores claros.

Los baños modernos se caracterizan por tener líneas más rectas. Los materiales serán más prácticos (aglomerado, melanina) y el mobiliario de colores más oscuros, igual que los accesorios y los muebles auxiliares. Los suelos serán de azulejos geométricos y las paredes de colores también oscuros. Los textiles, en este caso, podrán ser más arriesgados, pero nunca resultar estridentes.

Pon atención a los accesorios del baño

Los accesorios del baño son igual de importantes que el mobiliario, pues todo el conjunto deberá ser armonioso. Si elegimos una estética marinera, por ejemplo, los accesorios deberán respetar esta pauta. Es decir, que si apostamos por los colores blanco y azul marino, el suelo, las paredes, el mobiliario y los textiles seguirán esa línea.

Todo saldrá bien si elegimos una paleta de colores y la respetamos en todo el baño. Algunas paletas adecuadas serían el negro-gris-blanco, violeta-blanco, azul-blanco, madera-naranja, rojo-blanco, negro-azul, marrón-madera, rosa-blanco. Las combinaciones son infinitas y lo importante es repartirlas equitativamente por toda la estancia. Si el suelo y las paredes son blancas, los muebles de baño y los accesorios serán rojos. En los textiles puedes usar un tercer color que case bien con los demás o una tonalidad similar a los elegidos como un rojo más claro.

Atender a los detalles es esencial para que la decoración de tu baño quede bien. No importa si es algo tan grande como las paredes o algo tan pequeño como la jabonera. Si te resulta difícil combinar colores, simplemente elige tonalidades diferentes del mismo color. Un ejemplo de esto sería un baño con el suelo de madera clara, las paredes de color beige, los muebles marrones y los textiles y los accesorios con diferentes tonalidades entre el beige y el marrón oscuro. Todo pertenecerá a la misma familia de colores y nada desentonará.

Sigue estas pautas para crear la decoración de baño que siempre has querido y aprovecha todo lo aprendido en otras estancias de tu hogar para que tu interiorismo sea más equilibrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here